Papa Pío I, del taller de Michel Wolgemut, utilizado como ilustración en el libro Liber chronicarum (o Crónicas de Nuremberg) de Hartman Schedel, publicado en latín y alemán en 1943.

155

Valentín (c. 100 – c. 160) Nació en un pequeño pueblo en el delta del Nilo en Egipto, y estudió en Alejandría. Era un devoto cristiano antes de ser ordenado sacerdote, estudió con Theudas, uno de los discípulos del apóstol Pablo, y se ganó una reputación por su santidad y su erudición. Como muchos cristianos de la época, era también gnóstico. En el 136, fue a Roma. En aquellos años, la autoridad entre los cristianos en la mitad occidental del imperio comenzaba a centralizarse, y la posición de Obispo de Roma había empezado a convertirse en la de Papa. Valentín esperaba heredar el puesto a la muerte de Higinio.

Sin embargo, en el 142, se eligió a Pío I en su lugar. Pío era un encarnizado opositor del gnosticismo y uno de los líderes de lo que se convertiría en la ortodoxia cristiana en los próximos años; su elección fue un duro golpe para el movimiento gnóstico. Valentín era todavía relativamente joven, y permaneció en Roma enseñando y escribiendo, con la esperanza de que la muerte de Pío despejara su camino hacia el papado.

Cuando Pío murió en 155, otro ortodoxo, Aniceto, fue elegido en su lugar. Valentín dejó Roma poco después, y se instaló en la isla de Chipre, donde enseñó hasta su muerte. Tras su derrota, sus muchos seguidores abandonaron las congregaciones cristianas para fundar otras. Los creyentes en otras versiones de las enseñanzas cristianas hicieron los mismo, y en su ausencia, la iglesia cristiana derivó hacia un severamente defendido dogmatismo.


Véase también:


Autor: John Michael Greer © El Ocultismo.

También te podría interesar:
Share To:
Siguiente
Esta es la publicación más reciente.
Anterior
Entrada antigua

Publicar un comentario:

0 comments so far,add yours