Yabir Ibn Hayyan, conocido también por su nombre latinizado Geber, se muestra aquí con su equipamiento alquímico en un grabado  de 1584 del historiador francés André Thévet.

c. 800

Fue uno de los grandes eruditos de su tiempo y autor de más de cien libros en múltiples temas, pero la gran pasión de Yabir ibn Hayyan (c. 720 – c. 815) era la alquimia. Nacido en Caldea, en lo que hoy es Irak, estudió medicina y durante muchos años ejerció como un reputado médico en su ciudad natal. Más adelante –se desconoce la fecha exacta- fue invitado a Bagdad, la capital política del mundo musulmán por el califa tal política del mundo musulmán por el califa Harún al-Rashid.

Cuando Yabir llegó a Bagdad, la gran era de las conquistas musulmanas había terminado. Aunque las religiones paganas de Grecia y Roma estaban totalmente prohibidas, el conocimiento científico y filosófico que habían adquirido los sabios griegos y romanos no, y eruditos musulmanes estudiaron muchas ramas del ocultismo junto con otras reliquias del conocimiento atrajeron especialmente su atención: una vez que dominaron el conocimiento que había sobrevivido, produjeron una gran cantidad de trabajo original en esas dos ramas del estudio ocultista.

La llegada de Yabir a Bagdad fue parte de aquel proceso. Con la financiación del califa se constituyó el laboratorio alquímico más completo de su tiempo y llevó a cabo un ambicioso programa de experimentos. Su objetivo fue no solamente fabricar oro, sino entender la naturaleza de los metales y el mundo natural. Desarrolló nuevos métodos para preparar una gama de químicos útiles, diseñó ingeniosos hornos para producir calor constante para procesos alquímicos y propuso teorías acerca de la composición de los metales que se mantuvieron vigentes hasta la llegada de la revolución científica.



Véase también:


Autor: John Michael Greer © El Ocultismo.

También te podría interesar:
Share To:
Siguiente
Esta es la publicación más reciente.
Anterior
Entrada antigua

Publicar un comentario:

0 comments so far,add yours